Imprimir esta página

La importancia de la Economía circular

Visita la noticia original en Eleconomista.es
Economía circular: descubre lo que es antes de que sea demasiado tarde. Texto: Pablo Escalona.

En 2018 se dio la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera más alta en 3 millones de años. Diecisiete de los dieciocho años más cálidos de la historia han ocurrido en los últimos 20 años, según la NASA. Actualmente, 800 millones de personas están en peligro por culpa del cambio climático. Solo estos tres datos deberían ser motivo suficiente para entender una cosa: es imprescindible un cambio.

El problema no solo está en todos los productos que se desprecian una vez acabada su vida útil, sino que también generamos una cantidad masiva de desechos y vertidos contaminantes en cada una de las partes del proceso. Residuos que van a parar a los ríos, lagos y mares del planeta.

Por otro lado, todas estas materias primas son finitas: una vez se acaben no volveremos a disponer de ellas. De 60.000 toneladas de materias primas extraídas en un año, la mitad no se regeneran, según datos de la Fundación Cotec. Es decir, este sistema productivo tiene los días contados. Hay que plantearse cómo generar un sistema diferente que atienda tangencialmente este problema.

Pero, ¿y si ambas partes pudieran salir beneficiadas con el cambio?. La realidad es que tanto las compañías como los consumidores pierden mucho dinero en el sistema actual de economía lineal. Todos estos procesos que realizan las empresas para llegar al producto final son extremadamente caros y, en consecuencia, encarecen sustancialmente el precio que va a pagar el consumidor. El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha aumentado un 3.744% en 60 años, según el INE.

Este problema ya es un tema de debate en la Unión Europea, que es consciente de que este cambio tiene que llegar y está cimentando las bases para que así sea. La solución que los expertos proponen es una transición hacia un modelo de producción y consumo diferente: la economía circular.

La economía circular

La economía circular atiende a este problema y aporta una solución: no solo reciclar, sino reutilizar las materias primas. ¿Qué significa esto? Llevar a cabo una transición hacia un modelo productivo que vuelva a utilizar los materiales con los que ha fabricado el producto.

La economía circular propone que la empresa alquile el producto al consumidor en lugar de vendérselo. De esta manera, el bien siempre va a ser propiedad de la compañía.

De esta manera, el precio del producto podría ser notablemente más barato, ya que la empresa no tendría que fabricar otro producto nuevo. No obstante, las empresas podrían llegar a pensar que a ellos no les beneficia en nada vender menos productos y, encima a menor precio.

La realidad es que al no tener que fabricar tantos bienes estaría ahorrando una suma importante tanto en la extracción de las materias, como en la refinación de estas y en la posterior fabricación del producto. Y, además de ello, estaría evitando contaminar el planeta en cada uno de estos procesos, ahorrándose además el pago de impuestos ligados a la contaminación.

Los Gobiernos fomentan la implantación de estos modelos en las empresas

"Una Europa que utilice eficazmente los recursos", esta era una de las siete iniciativas que formaban parte de la estrategia Europa 2020 que pretende generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Actualmente, es la principal estrategia de Europa para generar crecimiento y empleo, con el respaldo del Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.

El Mecanismo de Recuperación, Transformación y Resiliencia "NEXT GENERATION" se ha diseñado bajo cuatro pilares fundamentales de la economía circular, entre el que se encuentra el Pacto Verde, que tiene como objetivo cambiar el sistema energético y dotarlo de una producción más eficiente, empleando material reciclado y menos contaminante.

En España, por ejemplo, este año ha entrado en vigor la Resolución TES/3250/2020, de 10 de diciembre, por la que se aprueban las bases reguladoras de subvenciones para proyectos de fomento de la economía circular.

Pero, para imponerse, este sistema necesitará del apoyo de todas las partes: Gobiernos, empresas y consumidores. Muchas compañías a nivel mundial ya se han sumado a esta iniciativa gracias a la ayuda de las Administraciones y del apoyo de sus clientes.